La Guerra de los Mundos 2.0

3.4.2012. Aroa Díaz. En este universo de Internet, al igual que en el mundo “real” existen muchas fuentes, que se pueden clasificar en muy fiables, fiables, dudosas, muy dudosas y absolutamente falsas. En Twitter ocurre tres cuartas partes de lo mismo, y no debemos perderlo nunca de vista.

Anoche Twitter se llenó de mensajes como este, en el que usuarios, en su mayoría españoles, narraron un supuesto golpe de Estado en nuestro país vecino, Portugal. Según publica hoy El Confidencial Digital, la “broma” comenzó con un vídeo subido a Youtube en el que se veían imágenes de militares y que diversos twitteros comentaron con informaciones que les “iban llegando” sobre el enfrentamiento que los corresponsales españoles ya calificaban como “guerra civil”.

He de reconocer que cuando una servidora vio los mensajes que se estaban escribiendo bajo el hastag #PrayForPortugal tuve mi momento de duda, en el que no sabía muy bien lo que estaba pasando. Incluso llegué a leer tweets de usuarios portugueses quejándose de que están “tan atrasados que dan un golpe de Estado y somos los últimos en enterarnos”.

Todos estos mensajes despertaron mi curiosidad por lo que empecé a investigar qué otros mensajes habían escrito. Cuál fue mi sorpresa al ver que la mayor parte de los tweets que se escribieron sobre el tema cambiaban radicalmente de tercio, como este:

Con estas fuentes de información, y sin ningún medio que avalase la información… ¿cómo es posible que aún hubiera gente que se creyera por completo el engaño? Bueno, pues no sólo hubo gente que se tragó el anzuelo, el sedal y hasta la caña de pescar, sino que esta mañana, lejos de dejar pasar el episodio como una mera anécdota más propia del mismísimo Orson Welles, el acontecimiento ha sido motivo de un post en el blog del defensor del lector de El País, Tomás Delcós.

En él, Tomás Delclós critica a los creadores de esta “broma” y los califica de “internautas sin escrúpulos” capaces de “diseminar con una facilidad pasmosa un engaño” y concluye advirtiendo que el caso está “en manos del departamento jurídico”. Sí es cierto que la información se propagó como la pólvora, en parte -en una mínima parte- gracias a una manipulación de la cabecera del diario, pero ¿de verdad merece una respuesta jurídica?

Y ahora es cuando alguien le recuerda a Tomás Delclós que Twitter, por mucho uso informativo que le dé la gente, sigue siendo una herramienta propiamente de ocio y entretenimiento. Muchos usuarios lo utilizan para contar chistes, contar lo que les ocurre día a día o simplemente bromear con un amigo, bromas que, debido al amplio poder de la red, puede que se nos vayan de las manos. Porque Twitter no es un medio de comunicación, sino una herramienta. No todo lo que sale publicado -tampoco en los medios- es 100% verdad.

Por ello no debemos perder nunca de vista el carácter de la fuente a la que estamos consultando. Y si no sabemos de qué tipo es, contrastar la información. De esta manera, no formaremos nunca parte de la masa carente de criterio que estudió Laswell a la que se le inyectaba la información de manera directa sin que ésta fuera capaz de criticarla. No podemos fiarnos de todo lo que nos cuentan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s